Los análisis complementarios (no inmediatos) se realizan a posteriori de las pruebas inmediatas según el resultados de estas. 

  1. Cultivos microbiológicos: se manda una muestra al laboratorio para cultivar las bacterias existentes y saber así cuales son su nombre y apellido y cual es el tratamiento antibiótico más adecuado.
  2. Cultivos fúngicos: lo mismo que lo anterior pero para infecciones por hongos.
  3. Biopsia cutánea: se extraen quirúrgicamente, bajo sedación y anestesia local, varios trozos de piel de unos 0,5 mm de tamaño para mandarlos a un laboratorio de anatomía patológica especializado y que nos den la información exacta de lo que pasa en esa piel. Este análisis es necesario para confirmar enfermedades graves o raras.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted